Los pestiños constituyen uno de los postres o dulces más genuinos de la Semana Santa española, junto con las torrijas y las monas de Pascua, lo cual no deja de ser curioso pues los pestiños son de origen andalusí, al igual que otros dulces como las rosquillas o los piononos.

Existen multitud de variedades de pestiños, tanto en sus ingredientes, como en su forma o en su acabado final, pero aquí os mostraré la receta que mi madre me ha enseñado. Para que sea más entendedor, he querido incluiros un vídeo que grabé durante la elaboración de este postre. Podréis comprobar que en el vídeo salen muchos brazos y es que realizar pestiños se puede convertir en una fiesta familiar. Hay trabajos para todos. Mi madre hizo el trabajo principal, pero mi hermana también intervino en el amasado, mi hija mayor en la fritura, yo en el escurrido de los pestiños, y mi hija menor y mi sobrino pequeño en la confección de las bolas de masa iniciales y en el baño final de azúcar y canela de las pastas.

Para realizar los pestiños necesitamos:

  • Un vaso grande de aceite
  • Un vaso grande de vino blanco bueno
  • Dos cucharadas de semillas de matalauva o anís
  • Cáscara de naranja y limón
  • Unos 700 grs de harina
  • un vaso pequeño de cazalla
  • una pizca de sal

Ponemos a calentar el aceite en una sartén con la cáscara de naranja y limón y la matalauva sin dejar que se quemen.

Calentamos el vaso de vino en el microondas un poco y lo echamos sobre harina y la sal en un bol grande. Removemos y añadimos la cazalla. Removemos nuevamente y añadimos el aceite que hemos aromatizado con las cáscaras de naranja y limón y la matalauva. Descartamos las cáscaras, pero la matalauva si no está muy quemada podemos incorporarlas.

Extendemos la masa resultante en una superficie limpia enharinada e iniciamos un enérgico amasado con las manos como si fuera la masa de un pan o una pizza.

Con esa masa realizamos bolas del tamaño de una albóndiga -algo más grandes que una nuez-. Con ayuda de un rodillo extendemos en la superficie las bolas hasta que tienen una forma más o menos ovalada. La masa debe quedar muy fina. Despegamos la masa ovalada y unimos dos de los extremos para dar la forma de lazo o pajarita. Se fríen en una sarten alta con aceite bien caliente. Cuando ya están doraditas (apenas 30 segundos) se colocan en un recipiente para que escurran bien.

Finalmente se espolvorean con azúcar y canela. En otras variantes de los pestiños se mojan en un jarabe de agua y miel. Para mi gusto de este modo quedan un poco empalagosos, pero contra gustos ya se sabe.

Receta de pestiños, en 4 minutos from Jose Oliva on Vimeo.